Capoeira… Un Arte Marcial Diferente.

A continuación expondremos una breve comparativa entre la capoeira y otras disciplinas marciales.

Ni que decir tiene que no pretendemos menospreciar las otras disciplinas, tan solo queremos enfatizar las cualidades de la capoeira, que son (por lo general) menos conocidas.

Tampoco los aquí expuestos son los únicos factores que merecen consideración, pero nuestra intención es que este documento sea breve y sirva de introducción al interesante mundo de la Capoeira.


Desplazamientos y Trayectoria:

 – Otras Disciplinas / Artes Marciales.

Desplazamientos Lineales: pasos hacia delante o hacia atrás, alguna salida hacia los laterales.

Problemas: existe una exposición mayor a los ataques del oponente y tendremos menor grado de incertidumbre en la construcción de nuestras acciones ofensivas. El porcentaje de golpes exitosos es muy alto pero también el de golpes recibidos.

– Capoeira:

Desplazamientos Oscilantes: constante variación de nuestra ubicación, dificultando así que el contrario tenga la certeza de nuestra próxima posición, existiendo mayor grado de incertidumbre, resultando más sencillo utilizar la sorpresa.

Resultan desplazamientos laterales, buscando exponernos lo menos posible a los ataques del oponente; debido a esto resulta necesario desarrollar estrategias para alcanzar nuestro objetivo, favoreciendo el trabajo de la planificación e inteligencia.

Esto obliga al capoeirista a estar en constante movimiento para, de este modo, tener más oportunidades de éxito. A su vez esto genera una inercia circular que se imprime en sus golpes y movimientos más genuinos. El círculo, además de crear espacios en los que poder actuar, supone una esquiva en si mismo, no resultando necesario esquivar formalmente para realizar nuestro contra-ataque. Así pues golpe y esquiva, pregunta y respuesta, se suceden ininterrumpidamente.

Empleo del Ritmo:

– Otras Disciplinas / Artes Marciales.

Aunque en todas las artes marciales (provenientes del arte de la guerra) siempre se utilizaron elementos rítmicos actualmente apenas se emplean a modo de marcación (mediante cuentas, con las cuales se pretende unificar la ejecución del grupo) o en el KIAI (karate, grito para concentrar la energía e intimidar al contrario).

Por ejemplo, en Muay Thay sí se emplean elementos musicales y algunas danzas rituales previas al combate; la música se mantiene durante la lucha; sus objetivos son: buscar el trance y la máxima concentración del luchador. Esto mismo también se persigue y pretende mediante el empleo del ritmo en la Capoeira.

– Capoeira:

En Capoeira el ritmo condiciona todo el “ritual”, siendo éste quien rige el jogo y marca la actitud que deben mostrar los capoeiristas.

El empleo de ritmo durante la ejecución de los movimientos brinda cadencia a todos los gestos, tornándolos mucho más ágiles y naturales.

Además el predominio del ritmo obliga su trabajo específico, con la consecuente mejora del alumno en esta área, debiendo aprender música, ritmo, canto y un idioma novedoso (portugués). Sin ritmo no hay Capoeira.

Los instrumentos empleados en la Capoeira son: Berimbao, Pandeiro y Atabaque.

Algunos de los ritmos: Angola (ejecución lenta), Benguela (ejecución media), Regional (ejecución rápida).

Además el ritmo se acompaña de canto (voz principal), éste a su vez debe ser respondido por coros y palmas del resto de participantes. Dada esta situación todo el mundo participa activamente del ritual.

Actitud Respecto al Compañero/Oponente:

– Otras Disciplinas / Artes Marciales.

Oposición, dándose siempre situaciones de enfrentamiento de uno contra otro.

Esto no tiene porque ser malo pero limita el crecimiento del alumno, centrándose principalmente en la individualidad y competitividad, generando pocas o no tan fuertes situaciones o relaciones de grupo, y una efímera unión, aunque no debemos generalizar.

– Capoeira:

Desde luego Capoeira es una lucha, por lo tanto habrá oposición (enfrentamiento), de hecho el empleo de la circularidad (y del cuerpo) la hace muy versátil y útil para la auto-defensa. Pero sus peculiaridades (sobre todo aquellas que vienen del empleo del ritmo) hacen que además los capoeiristas puedan colaborar.

Esto viene dado también por cómo se denomina la práctica de la capoeira: JOGO (juego).

En ciertos momentos el ritmo manda (invita) a desarrollar un jogo lento, cadenciado en el que no prima la fuerza bruta para vencer si no la estrategia y la inteligencia (de ahí que la mayoría de las veces la capoeira no se muestre tan directa en el jogo, aunque sí lo hace en su aplicación para la auto-defensa). Esto crea un marco de confianza en el cual ambos jogadores aceptan unas normas de respeto y buena conducta.

En otras ocasiones el ritmo, además, invitará a la colaboración (ejemplo máximo de confianza): ambos jogadores acuerdan no oponerse (no golpearse ni derribarse) si no jogar uno CON el otro, creando situaciones increíbles de auténtica destreza y habilidad, en las que se busca el más difícil todavía. Pero en este tipo de jogo, el más mínimo fallo puede suponer una auténtica catástrofe.

Pero… del juego a la lucha hay tan solo un pequeño paso, y a fin de cuentas es la personalidad del alumno (y la habilidad del buen maestro) quien acaba imponiéndose, debiendo contar con la debida tutela del maestro para aprender a gestionarla. En este plano el mayor enemigo suele ser el orgullo y la falta de humildad.

El hecho de que una lucha se pueda jugar le brinda un aspecto lúdico muy conveniente para el aprendizaje y para el desarrollo de las relaciones interpersonales y de las distintas cualidades físicas. El alumnado aprende a luchar jugando o juega a luchar, pero en cualquier caso juega. Mediante el juego se empiezan a conocer las normas básicas y practican los novedosos patrones motores que la capoeira sugiere. Jugar ayuda a establecer y fortalecer vínculos. Tras el aprendizaje y alcanzar los conocimientos mínimos el alumno puede empezar a imprimir su personalidad al jogo de capoeira. La aplicación personal de las distintas mañas, destrezas y/o estrategias se denomina MANDINGA y/o MALICIA, aunque éstas siempre deberían estar dentro de las normas éticas y morales.

Deporte Individual o de Equipo:

– Otras Disciplinas / Artes Marciales.

Individual. Cabe también decir que en algunos artes marciales existe alguna modalidad de equipo, en la cual los componentes del mismo ejecutan al unísono, buscando la compenetración y la sincronía.

Fuera de este apunte, los roles que los practicantes pueden desempeñar (en la lucha) son únicamente de ataque o esquiva.

– Capoeira:

La Capoeira también es un deporte individual, pero todo no queda ahí. Dado lo elaborado del ritual de la Capoeira los capoeiristas desempeñan distintos roles durante su celebración. Simplificando este ritual: roda (círculo formado por aquellos que observan, que además deben responder correctamente a los coros y hacer palmas, si es preciso), batería (formada por los instrumentos y sus tocadores y por la voz principal) y jogadores (la pareja que ejecuta la capoeira en el centro del círculo). De los tres el más importante es la Batería, a quien le sigue la formación de la roda y por último el jogo. Hasta que los dos primeros no son realizados correctamente no se puede dar inicio el jogo.

Es decir, si alguno de los dos primeros falla no puede haber capoeira. Esto hace que todos los participantes del ritual deban participar activa y conscientemente de todo el proceso, enfocando su energía y atención con un mismo fin. Visto esto no es de extrañar que digamos que la Capoeira también es un deporte de equipo, lo cual refuerza lo anteriormente referido en cuanto a crear situaciones que permitan crecer y reforzar la personalidad y las buenas relaciones dentro del grupo.

Empleo del Cuerpo:

– Otras Disciplinas / Artes Marciales.

Por lo general suele ser bastante limitado. Aunque si es verdad que la práctica de artes marciales suele ofrecer grandes beneficios físicos, lo cierto es que el uso del cuerpo es bastante corriente, siendo común permanecer en bipedestación (de pie). Esta posición hace que siempre se mantenga (a excepción de patadas en salto) al menos uno de los pies en el suelo a la hora de golpear, siendo lo más extendido el uso de brazos, y la cabeza siempre por encima de la cadera. Esta posición limita mucho las posibilidades de acción. No decimos que no sean efectivas, en absoluto, desde luego muchas lo son. Pero después de haberlas practicado y de conocer la capoeira este uso del cuerpo nos sabe a poco.

A parte de limitar las posibilidades de acción y de éxito, motrizmente este tipo de esquema también se nos antoja harto limitado y los beneficios que podamos extraer de él, por lo tanto, también lo serán… al menos comparados con los de la capoeira.

– Capoeira:

Desde luego en capoeira encontramos los típicos golpes de pies y manos. Aunque su uso no sea muy extendido también realizamos ataques de mano (pero solemos evitar usar el puño cerrado). También se emplean derribos, proyecciones, luxaciones y golpes de cabeza.

Pero el capoeirista aprendió que diversificando el empleo de su cuerpo tendría más posibilidades de éxito. Así que, además de ir hacia los lados en lugar de hacia delante, también decidió utilizar sus manos como pies. Aquí, ya sea por imitación de la naturaleza o por creatividad, la capoeira ha desarrollado un sin fin de movimientos en los cuales el capoerista golpea sobre las manos o desde el aire (sin ningún tipo de apoyo). El objetivo (dramatizando): sobrevivir.

El resultado: la máxima explotación, desarrollo y uso de todas las capacidades físicas del cuerpo con tal fin, obteniendo movimientos rápidos e inesperados; mentes despiertas, creativas y ágiles; cuerpos sanos y muy en forma capaces de (con el tiempo) realizar casi cualquier hazaña y preparados para cualquier tipo de actividad física.

Insistimos que todos estos movimientos, tan inusuales como pintorescos, tenían una finalidad marcial. Pero el paso del tiempo y las otras características de la capoeira han hecho que estas cualidades se hayan desarrollado al máximo generando lo que algunos denominan como Capoeira Show: una capoeira destinada a agradar y mostrar al público estas increíbles habilidades y destrezas. Aquí en lugar de golpear los capoeiristas buscan siempre rizar el rizo y sorprender a grandes y pequeños (incluso a sus compañeros), aunque un fallo podría suponer un error fatal.

Conclusión:

Hacer deporte, en especial artes marciales, siempre es más que recomendable.

Pero dadas las peculiaridades y características de la capoeira creemos más que conveniente y aconsejable su práctica, resultando especialmente adecuada para niños, jóvenes y adolescentes.

Contra Mestre Abel,
Grupo de Capoeira “Na Mesma Ginga”,
Valencia, España

Deja un comentario