Cómo Proceder en la Roda: los Distintos Roles.

A continuación explicaremos con un poco más de detalle los distintos papeles que podemos desempeñar dentro de una Roda de Capoeira. 

Cuando participamos de una roda podemos desarrollar, principalmente, cuatro roles diferentes.

Dependiendo del lugar que ocupemos en ella en cada momento seremos:

  1. como componente de la batería (tocando un instrumento)
  2. como cantador (tocando o sin tocar instrumento)
  3. como integrante del círculo (observadores, palmas y coros)
  4. como jogador

 

Según esto podemos participar de la roda en las siguientes situaciones:

  1. Si participamos de la batería tendremos oportunidad de practicar con los tres instrumentos principales: berimbao, pandeiro y atabaque. Como ya hemos dicho, la música es indispensable en la Capoeira por lo que esta situación debería ser buscada por los practicantes, quienes deberán tener paciencia y mostrarse atentos para aprender correctamente.
    Aquel que toca un instrumento tiene una gran responsabilidad pues del ritmo depende que la roda pueda desarrollarse con éxito. Normalmente las rodas empiezan tan solo con el ritmo, cuando el Mestre considera que suena bien entonará una Ladainha que dará paso, tras su señal, a los otros instrumentos y al inicio del jogo.
  2. Si cantamos no tendremos menos responsabilidad. Escoger la canción apropiada en cada momento de la roda es todo un arte; hacer las entonaciones y variaciones con destreza; conseguir contagiar a jogadores y espectadores; provocar todo tipo de sensaciones; narrar historias, ofrecer lecciones, homenajear a grandes mestres, mandar mensajes y/o desafíos… todo eso debe hacer un buen cantador de capoeira. La voz, al igual que el resto del cuerpo, se puede ejercitar, no es necesario en absoluto tener una voz privilegiada.
  3. Si formamos parte del círculo tendremos el cometido de delimitar y dar forma a la roda. En este rol seríamos como las líneas del terreno de juego de cualquier otro deporte. Si un jogador se nos viene encima deberemos girarnos, ofreciendo la espalda (aunque sin dejar de mirar) para proteger el rostro, y podremos empujarle, con la cadera, hacia dentro de la roda.
    Pero además deberemos responder a los coros y hacer las palmas. No importa si tu voz es más grave o más aguda, si cantas mejor o peor. Todas las voces acaban por ser solo una, se armonizan y compensan arropando al cantador y animándolo a seguir con energía. Cuando formemos parte de la roda deberemos estar bien atentos a lo que sucede dentro de ella, actuar de otro modo podría tener nefastas consecuencias, pues podríamos recibir un golpe de uno de los jogadores.
  4. Si somos jogadores, el papel que casi todos esperan con más ansia, deberemos entrar correcta y ordenadamente a la roda para plasmar allí nuestros movimientos, golpes o habilidades. Esperaremos la señal del Mestre para poder jogar y una vez dentro todo tendrá cabida en el jogo de Capoeira. Eso sí, deberemos estar atentos a varios aspectos: el primero es obedecer a los designios del berimbao, como ya dijéramos, cada toque requiere un tipo de jogo (una forma de proceder) y además deberemos estar atentos a las letras de las canciones, pues a través de ellas también nos llega información importante.
    En este sentido el cantador puede hacernos entender que hace falta bajar el ritmo del jogo, para respetar el toque del berimbao; puede, por el contrario, animar a los jogadores a subir la temperatura de la roda, incitando a ejecutar un jogo más cerrado o intencionado.

Si los jogadores no obedecen los mandatos del berimbao y/o del cantador el Mestre puede llamarlos al pie del berimbao (Pé do Berimbao o Pé da Cruz, parte central de la batería donde se halla el Berimbao Gunga) para, después de calmarnos y recibir de nuevo su consentimiento, comenzar de nuevo el jogo con el énfasis apropiado, o incluso puede parar totalmente la roda.

Esta última opción es la menos deseable pues será señal de nuestra torpeza (al no haber sabido reconocer las señales que nos mandaban) y además habremos obligado a cortar la continuidad de la roda; habiendo llegado a este punto no sería de extrañar que además nos cayera una reprimenda o nos den un buen toque de atención.

Pero si todo se desenvuelve con normalidad los jogadores irán entrando y saliendo de la roda (por el lugar designado para ello, ver esquema de una roda) dentro de la cual se desarrollará un jogo fluido.

Deja un comentario