La Capoeira: su Música y sus Instrumentos.

«No se debe confiar en un hombre que no tenga música en el alma, porque su espíritu está atrofiado, sus pasiones desequilibradas  y su noción de lo cierto y lo equivocado siempre es equívoca». Platón.

 

La Capoeira es un arte marcial, pero es un arte marcial tan peculiar y atípico como su mismo origen: Brasil.

Este país es conocido mundialmente por su clima cálido, sus paradisíacas playas, sus gentes alegres y creativas, su carnaval y sus batucadas, por la samba y la bossanova.

Todo lo brasileño está rodeado por un halo de extrema alegría y por una melosa banda sonora, incluido su arte marcial.

Dichas estas cosas, no debe extrañarnos el hecho de que la Capoeira se vea influenciada también por el ritmo, la música y el canto.

Precisamente estas son algunas sus características más genuinas, y es tal su peso que sin ellas la capoeira no existiría.

Hacer Capoeira sin música es como jugar a fútbol sin balón.

 

El Ritmo en otras Disciplinas.

Podemos entender que estos condicionantes rítmicos inviten al despiste, pero si observamos con detenimiento otras disciplinas marciales puede que acabéis por verlos con otros ojos.

Así pues, en el Muay Tai, por ejemplo, antes del combate los luchadores tienen ciertos rituales un tanto místicos y durante el mismo se pueden escuchar melodías estridentes y repetitivas, cuya finalidad es inducir el trance en el luchador.

Muchísimos son los boxeadores, o deportistas en general, que durante sus entrenamientos utilizan sus propias bandas sonoras también buscando una mayor concentración.

Otras disciplinas tal vez no posean música, pero todas tienen una ceremonial forma de proceder que responde a la necesidad de perpetuar tradiciones y ritos y que buscan, finalmente, la máxima concentración del artista marcial.

 

¿Cuál podría ser el origen de todo esto?

Hagamos un esfuerzo y tratemos de ir más allá en el intento de comprender la importancia de este factor rítmico.

En toda cultura y/o sociedad tribal sus miembros se reunían formando un círculo alrededor del fuego, por ejemplo, para entonar melodías simples y repetitivas sobre el ritmo impuesto por rudimentarios instrumentos de percusión (dos objetos golpeados entre si ya forman un instrumento de estas características).

Seguro que esto fue así incluso antes de que el hombre articulara sus primeras palabras, tal y como ahora las conocemos. Con el tiempo el lenguaje se fue desarrollando y con él la complejidad de estas canciones.

El corazón de un guerrero es un sereno tambor.

Estas tonadas servirían para venerar a sus deidades y para perpetuar la tradición de aquellos pueblos; era la única forma de hacerlo pues no existía todavía el lenguaje escrito. Poco a poco los mensajes fueron variando, ampliando su complejidad y su temática.

Pero además estas gentes cuando tenían que guerrear contra una tribu vecina, cosa habitual, también se reunían ante el fuego y entonaban canciones bélicas para tal ocasión. Mediante estas canciones y ritmos pretendían infundir el valor necesario a sus guerreros y pedían ayuda a sus dioses.

Muchos también mantenían estos cánticos de camino a la batalla pues servían para alentar, marcar el paso y sembrar el miedo y desconcierto en el enemigo. Incluso se seguían utilizando después de la lucha para celebrar la victoria o lamentar la derrota.

En la actualidad casi todos los ejércitos del mundo poseen una banda de música. Este hecho refuerza la importancia que tuvo, y tiene, el ritmo en las sociedades y en la lucha. El Arte de la Guerra derivó en las Artes Marciales, que recibieron la mayoría de estas influencias.

 

El Ritmo en la Capoeira.

En Capoeira la utilización de instrumentos, canciones, coros y palmas obliga a que todos los participantes de una roda centren su energía y atención en un sólo punto e instante: los dos compañeros que están dentro.

(Roda: círculo formado por personas dentro del cual dos capoeiristas jogan capoeira, ver… La Roda de Capoeira.)

Además, la música marca el ritmo de la ejecución. Mediante el uso de los diferentes instrumentos, ritmos y toques se perpetúa el ritual, se transmiten las normas y se reverencia a la Capoeira y a todos los mestres (maestros) del pasado.

Las canciones hacen las veces de memoria histórica viva y ayudan a perpetuar enseñanzas, leyendas, hazañas increíbles o cualquier tipo de aventura, incluso amorosa, que el cantante quiera compartir con el resto de sus compañeros, que deberán responder oportuna y certeramente a los coros y acompañar con las palmas.

En la Capoeira, ritmo, música y canto responden juntos a todas esas inquietudes de las otras disciplinas o deportes. No es más que una forma diferente de llegar al mismo sitio.

Mediante el uso del ritmo, la música y el canto se pretende:

  • concentrar a los integrantes de la roda utilizando ritmos hipnóticos y repetitivos;
  • transmitir y preservar conocimientos, historias, tradiciones o mensajes a través de las canciones;
  • indicar qué tipo de jogo se debe ejecutar en cada momento, estando atentos al berimbao o respetando su mandado;
  • transmitir el peso de la cultura de un determinado país, conociendo otras costumbres y teniendo, incluso, la oportunidad de aprender otro idioma, el portugués.

Los instrumentos que con más frecuencia podréis encontrar en un roda de capoeira son:

  • berimbao (3),
  • pandeiro (2)
  • atabaque (1)

Aunque no será inusual ver otros como el agogo o el reco-reco. Eso sí, todos ellos instrumentos de percusión.

Deja un comentario