Los Beneficios de las Artes Marciales en la Infancia.

Las Artes Marciales ayudan a formar personas más equilibradas, capaces y sociables.

 

¿Por qué escoger un arte marcial como actividad?

Mucha gente aun opina que las Artes Marciales fomentan la agresividad instintiva del ser humano. Sin embargo, ejercitarse en ellas es una manera positiva de canalizar ese instinto negativo.

Su práctica brinda beneficios no sólo al cuerpo, sino también a la mente y al alma. No es raro, entonces, que las Artes Marciales como ejercicio, ya sea en su fase normal o con música, estén tan de moda hoy en día.

¿Las Artes Marciales son un buen ejercicio?

Por supuesto, su práctica desarrolla agilidad, velocidad, fuerza, reflejos, flexibilidad, ayuda a mejorar la calidad de vida…

La finalidad de las artes marciales no debe verse guiada únicamente por el seguimiento de unos ejercicios técnicos que doten al cuerpo de un excelente estado físico, de fortaleza, agilidad y reflejos, o que aporten unos conocimientos de autodefensa.

Por encima de ello y aunque lo enumerado sea cierto, está el deseo de obtener una serie de valores internos, que se manifiestan claramente en la actitud personal al practicar cualquier disciplina y que pueden ser aplicados a cualquier ámbito de la vida de sus practicantes.

¿Qué valores se trabajan o persiguen a través de las Artes Marciales?

La distracción, el olvido o la falta de cuidado en la preparación física o técnica son valores negativos a la hora del aprendizaje, lo mismo que una dejadez en la indumentaria o el aseo personal, cuyo cuidado exquisito deben reflejar la importancia que tanto la actividad, como el profesor o los compañeros merecen al que la practica.

Algunos de los valores que incluye el currículum oculto de las artes marciales serían:

  • FORMACIÓN DE LA PERSONALIDAD,
  • RECTITUD,
  • ESFUERZO Y CONSTANCIA,
  • RESPETO A LOS DEMÁS,
  • GESTIÓN CREATIVA DE LA AGRESIVIDAD.

Sin duda, las artes marciales serán una inestimable ayuda a la hora de conseguir flexibilidad, coordinación, mejora de la propiocepción, disciplina, compañerismo… un largo etcétera de ventajas.

 

Deja un comentario