Cómo tratar un Esguince de Tobillo.

Si quieres saber CÓMO TRATAR UN ESGUINCE DE TOBILLO sin necesidad de visitar al médico ni de tomar ningún medicamento te recomendamos seguir leyendo este artículo.

Deportistas o no, los esguinces son una de las lesiones más comunes que podemos encontrar. El motivo es el gran uso que le damos a los pies en nuestro día a día, uso que se magnifica en el caso de ciertas actividades o prácticas deportivas.

El caso es que sufrir un esguince es un gran inconveniente que suele saldarse con 2 o 3 semanas de inmovilidad de la zona afectada y reposo. Durante todo este tiempo vamos a ver afectada nuestra movilidad, nuestra capacidad y, en aquellos casos más graves, incluso nuestra independencia.

Las técnicas empleadas por la medicina occidental en este tipo de lesiones no van más allá de:

  • inmovilizar de forma escandalosa e innecesaria,
  • aconsejar reposo absoluto, dar muletas,
  • prescribir anti-inflamatorios y analgésicos.

Estas tres actuaciones tienen serios inconvenientes y pueden ser sustituidas por otras, las cuales podrían hacer que la recuperación y el tiempo empleado para ello sean menores, obteniendo, además, unos resultados más interesantes, que iremos reseñando a lo largo del artículo.

Si quieres saber CÓMO TRATAR UN ESGUINCE DE TOBILLO sin necesidad de visitar al médico o de tomar ningún medicamento te recomendamos seguir leyendo este artículo.


¿Qué es un esguince?

Un esguince supone la distensión de algunas de las estructuras que brindan estabilidad a las articulaciones, ligamentos principalmente, como consecuencia de un movimiento exagerado y agresivo que extralimita las posibilidades de cada articulación.

Esta distensión resta capacidad de soporte a los ligamentos afectados, los cuales necesitarán un tiempo para recuperar su estado normal y su funcionalidad.

Dependiendo de la intensidad y gravedad de la lesión los esguinces suelen ser clasificados como:

  • Grados 1 y 2, en ambos casos existe distensión de los ligamentos y la diferencia entre ellos radica en la gravedad de la misma y de la intensidad del dolor,
  • Grado 3*, existe aquí un desgarro o una rotura parcial o total del ligamento, provocando mayor dolor y disfuncionalidad, y que en algunos casos se deba pasar por quirófano.

* Los consejos expuestos en este artículo son aplicables a los Grados 1 y 2, debiendo visitar el médico en un Grado 3.

Además de la distensión de ligamentos, también suele verse afectada la cápsula articular, la cual tiende a romperse por algún punto próximo a la distensión.

Esta rotura provoca un derrame del líquido sinovial articular que además, dependiendo de la gravedad de la lesión, puede ir acompañado por sangre y otros fluidos.

La cápsula suele cerrar rápido, aunque al cuerpo le toma cierto tiempo absorber el derrame. La distensión y el derrame inflaman la zona afectada, siendo estos los principales motivos de la reducción o pérdida de capacidad de movimiento.

Sea cual sea el caso, reposar y utilizar la zona afectada lo menos posible será siempre más que recomendable, incluso en el supuesto más grave. Aunque quizá podamos hacerlo de forma distinta.

Cómo tratar un esguince de tobillo.

Si tú o alguno de tus amigos sufrís un esguince de tobillo te recomendamos seguir este protocolo de actuación de la manera más inmediata posible:

  1. dependiendo del grado de dolor pediremos a la persona afectada que se tumbe o siente y retiraremos el calzado con sumo cuidado,
  2. localizaremos la zona lesionada mediante el tacto, normalmente emplazada en algún punto inmediatamente por debajo de alguno de los maleolos, tibia o peroné,
  3. buscaremos distinguir el derrame, provocado prácticamente en el acto,
  4. utilizando el pulgar, empujaremos el derrame hacia el maleolo, haciendo esto desde distintos puntos durante varios minutos, hasta ver que el derrame se reduce, esta maniobra puede resultar algo dolorosa,
  5. nos frotaremos enérgicamente las manos, a fin de generar el calor suficiente con la fricción, y apoyaremos las palmas sobre el área afectada durante un par de minutos,
  6. utilizaremos Terapia de Frío (ver artículo), la acción constrictora del frío ayudará a detener el derrame interno de fluidos y a reducir el dolor,
  7. tras el frío podemos aplicar calor en la zona,
  8. inmovilizar mínimamente, a fin de intentar volver a nuestra rutina con toda la normalidad que sea posible, aunque preservando y cuidando la zona afectada,
  9. repetir la terapia de frío, preferiblemente frío-calor, en los días posteriores tantas veces como sea necesario.

No recomendamos el uso de ningún tipo de anti-inflamatorio o analgésico.

La actuación anterior reducirá la inflamación y tanto el frío como el calor son analgésicos naturales, sin contar conque el cuerpo tiene sus propios mecanismos de analgesia cuando el dolor es excesivo.

Tanto frío como calor atraen la atención del organismo, el cual se encargará de proveer las sustancias necesarias para la regeneración de los tejidos dañados.

El dolor nos será de gran utilidad, pues:

  • brindará conciencia y responsabilidad a nuestro proceso de recuperación.
  • limitará nuestros movimientos, salvaguardando la zona lesionada e impidiendo que nos excedamos.
  • nos ofrece información sobre el desarrollo de la lesión, siendo patente si existe mejoría o no, resultando más sencillo así evitar recaídas.

El dolor puede ser considerado como un aliado. Si algo te duele lo suficiente… no lo moverás.

Este tratamiento también es aplicable a esguinces, contusiones o distensiones sufridas en cualquiera de las otras muchas articulaciones del pie.


Ventajas que ofrece este tratamiento.

Este tratamiento nos parece muy interesante y conveniente por varios motivos:

  • nos brinda independencia y auto-conocimiento,
  • tendremos la oportunidad de ganar en conciencia y responsabilidad,
  • es una tratamiento completamente natural,
  • es muy económico, los elementos empleados en la terapia de frío recomendada son prácticamente cero,
  • la terapia de frío tampoco genera residuos, ya que reciclarás el plástico,
  • debido a la este tipo de proceder, tan natural e intuitivo, se evitan recaídas y la recuperación suele ser más rápida y eficaz,

Nos gustaría insistir en que en los esguinces de Grado 3 sí deberemos procurarnos los cuidados médicos oportunos.

Para complementar la información de este artículo te recomendamos leer el artículo…
Terapia de Frío en el Esguince de Tobillo.
Haz click arriba.

¡Recuerda!
Si necesitas ayuda con tus lesiones tienes a tu disposición nuestro
SERVICIO de QUIROMASAJE.
Y si no puedes desplazarte… te visitamos a domicilio.

También puedes compartirnos con tus seres queridos…
REGALA UN MASAJE, REGALA SALUD!!!
Tú pregúntanos.

Curiosidad y mucha salud.

Deja un comentario